Una retransmisión para llorar de risa o de vergüenza del anuncio de las candidaturas de los Goya.

martes, 11 de enero de 2011

Goya
Espero, de verdad, deseo que alguien tome nota de la desastrosa realización que nos hemos tragado durante la retransmisión en directo (por primera vez en la historia) del anuncio de las candidaturas de los Goya.

Si el objetivo es que la gente prestara atención, con los ojos abiertos como platos, lo han conseguido, y de propina, nos han hecho reír como a hienas. Jorge Sanz y Marta Etura han leído como han podido y sabido unas candidaturas de las que nadie ha podido ver una buena imagen. Una sola cámara (la crisis aprieta, y a veces ahoga… de risa) nos mostraba un plano fijo de los dos actores que, en un momento dado, desbordados por el absurdo de la puesta en escena, han parecido tomárselo a guasa, sobre todo Sanz. Gracias a un golpe de genialidad, alguien ha tenido el valor de abrir el plano de la única cámara y poder ver así, en pequeñito, pequeñito a los actores leyendo a trompicones los nombres (nunca esta expresión fue más cierta), y en grande, al fondo las imágenes de los nominados.
Intentado poner algo de gracia al esperpento ‘español’, Alex de la Iglesia que, en voz en off, comentaba las mejores jugadas de sus muchachos y les animaba en directo: “chicos, vosotros podéis“, me ha parecido oír entre las risas de mis compañeros de la redacción.

Sí, claro que podían leer, pero les ha costado un mundo. Cómo se les resistían algunos nombres: ¿Romanillos?, ¿Romaninos?, si es que hay nombres puestos con muy mala idea. … y qué me decís de ‘Buried’ (beried, baried, biried… parecía un cantajuegos).

Lo mejor, por su sinceridad: el presidente de la Academia insinuando que a lo mejor no tienen dinero para traerse a algunos de los nominados extranjeros, porque no pueden pagar los billetes de avión.

Welcome to Spain, donde el espectáculo se improvisa entre risas y se retransmite en directo a todo el país.


 

Most Reading

Twitter actualidad