Los aliados dan por aniquilada la aviación de Gadafi y conquistan los cielos de Libia

jueves, 24 de marzo de 2011

No fue un "misión cumplida" a lo Bush, pero el mensaje del vicealmirante británico Greg Bagwell desde la base aérea de Gioia del Colle, en la región italiana de Puglia, no se quedó lejos.

"La Fuerza Aérea de Libia ya no existe como fuerza de combate, y su sistema integrado de defensa aérea es tan reducido que podemos operar con total impunidad por su espacio aéreo", subrayó Bagwelldurante una visita a los militares de la RAF que están participando en las operaciones contra el dictador libio, Muamar Gadafi.

Pese a que reconoció que aún existían ayer "blancos en algunos sitios", con sus declaraciones el militar británico confirmó que el establecimiento de la zona de exclusión aérea autorizada por la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el viernes es casi un hecho.

El vicealmirante no dio tiempo a que se abriera la incógnita sobre cuál sería el siguiente paso para las fuerzas aéreas de la coalición. "Mientras seguimos reforzando la zona de exclusión de vuelos, estamos velando por la población inocente de Libia y asegurándonos de que no son atacados. Tenemos sometidas a las Fuerzas de Tierra libias a una vigilancia constante y les atacamos cada vez que amenazan a los civiles o atacan alguna población", explicó.

Y eso es lo que estuvo sucediendo durante todo el día de ayer. El ataque aliado consiguió frenar los tanques de Gadafi que cercaban ciudades como Zintan, Ajdabiya y Zauiya en los últimos días.

Aunque los combates más cruentos volvieron a producirse en Misurata, a unos 250 kilómetros de Trípoli, la capital, donde los aviones occidentales bombardearon a las tropas del régimen libio durante 12 horas. La ofensiva gadafista contra los rebeldes ha causado cerca de un centenar de muertes sólo esta semana y ayer la artillería pesada del dictador había comenzado a bombardear a primera hora de la madrugada. Los testimonios de algunos habitantes a Reuters hablaban de "masacre" y de "médicos operando por los pasillos de los hospitales". De acuerdo con estos testimonios, los centros sanitarios están saturados y empieza a haber restricciones de agua y electricidad.

Francotiradores en Misurata
Pero poco antes del mediodía comenzaron los ataques de los cazabombarderos aliados que, según el contralmirante de EEUU Gerard Hueber, realizaron 175 operaciones de este tipo ayer. Los tanques dejaron de disparar inmediatamente, pero los bombardeos aéreos no fueron suficiente para detener a los francotiradores, que estaban escondidos en un hospital de la localidad y que dispararon contra los civiles. Según los rebeldes, mataron a 16 personas.

La Repubblica' sostiene que Berlusconi podría mediar con Gadafi
"Misurata está pasando una situación desesperada. Hemos perdido casi todas nuestras esperanzas, pero los bombardeos llegaron en el momento preciso y con la intensidad y frecuencia adecuadas", dijo Mohamed, uno de los portavoces de los opositores al régimen en la ciudad, a la cadena BBC. "Han conseguido incluso echar a los convoyes que estaban dentro de la ciudad. Quiero expresar nuestra gratitud por estas acciones. No lo olvidaremos nunca", añadió.

Trípoli también fue objetivo de algunos bombardeos aliados durante la noche dirigidos a neutralizar los radares del régimen. Desde la capital libia, Gadafi protagonizó a última hora del martes su primer mensaje televisado desde que comenzaran los ataques de la coalición el sábado.

Como en situaciones anteriores, usó como escenario la residencia atacada en 1986 por Ronald Reagan, para dirigirse a sus seguidores y a los protagonistas de la operación Odyssey Dawn. "No nos rendiremos. Todo el mundo está con nosotros. Este ataque es obra de un grupo de fascistas que terminarán en el basurero de la historia. Estamos listos para la batalla, sea corta o larga", arengó Gadafi

Que la batalla sea "corta o larga" depende sólo de él, según el vicealmirante Bagwell, que ante las preguntas de los medios en Italia recalcó: "Tendréis que preguntarle al coronel Gadafi por cuánto tiempo quiere continuar, ya que nosotros estaremos aquí a largo plazo", informa Efe. Los medios internacionales hacían cábalas ayer con la posibilidad de que el entorno del dictador estuviera intentando establecer algún tipo de pacto con varios países para exiliarse.

"Me da pena Gadafi"
La noticia la había dado la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, durante una entrevista a la cadena ABC. Y precisamente en Italia, el diario La Repubblica aseguraba ayer que ese interlocutor podría ser el primer ministro, Silvio Berlusconi. Según el diario, Il Cavaliere podría haberse prestado para hablar con Gadafi y aconsejarle salir del país. La información era un nuevo jarro de agua fría para el primer ministro, muy criticado por la frase "Gadafi me da pena", que algunos medios pusieron en su boca durante la celebración de una cena en Milán el martes.

Berlusconi, que ayer no se presentó en el Senado, donde se discutía la aprobación de la participación de Italia en los bombardeos, está sometido a un constante escrutinio por su estrecha relación con Gadafi. Desde que se iniciara el conflicto, la postura de su Gobierno ha sido muy ambigua. Hasta el punto de que, dos días después de que comenzaran los ataques aéreos y de haber puesto a disposición de la intervención aliada siete bases militares y ocho cazas, el ministro de Exteriores, Franco Frattini, amenazó con recuperar el control de todas las bases si la OTAN no se hacía cargo de las operaciones.
 

Most Reading

Twitter actualidad