Volkswagen Polo R WRC

jueves, 20 de febrero de 2014


Ponte el mono de piloto porque el coche que tengo entre manos te va a exigir lo máximo. Te presento al Volkswagen Polo R WRC, el más radical de la gama. Sus 220 CV son un aluvión de sensaciones adictivas

Estás delante de un Volkswagen Polo muy especial. De eso seguro que ya te habrás dado cuenta. Sus siglas lo delatan: es el Volkswagen Polo R WRC, es el más radical y potente de la gama y, en cuanto a nivel de potencia, sus 220 CV le ponen de un plumazo por encima de sus rivales más directos. Ni Mini John Cooper Works, ni Opel Corsa OPC, ni ningún otro utilitario le moja la oreja. Para conseguirlo, en Volkswagen han tirado la casa por la ventana y han echado mano del motor del Volkswagen Golf GTI. Es decir, que bajo el capó descansa un dos litros en vez del 1.4 del Volkswagen Polo GTI.

¿Lo ponemos en marcha? Giro la llave de contacto y su sonido no es nada del otro mundo. A diferencia del GTI, este Polo R WRC viene con un cambio manual de seis velocidades cuyo guiado es preciso, pero quizá demasiado suave y blando. Puede que algo así esté bien para un TDI de 90 CV, pero en esta versión apetece más de firmeza en la transmisión, algo que sí han hecho con la dirección (y que se agradece).

vw-polo-frontal-webitagoras-webitaria-motor-2014-02

En los primeros metros ya me doy cuenta de que el chasis va duro y que lee perfectamente cada centímetro de la carretera. No podía ser de otra forma. Lo bueno es que el mullido de los asientos, bastante cómodos, hace que no sea excesivamente molesto circular por carreteras en mal estado. El interior está salpicado de guiños deportivos y las siglas WRC aparecen en los respaldos, la palanca de cambios y el volante.

El equipamiento de este Volkswagen Polo R WRC es muy completo y no falta de nada, aunque estaría bien que hubieran dejado algún que otro elemento opcional a elección del cliente, ya que hasta la pintura que ves en las imágenes (inspirada en el coche de rallys) es la única disponible.
¿Hacia dónde dirijo mis pasos? Lo tengo claro: hacia un tramo de rallys de verdad. ¿Qué tal el puerto de Canencia, en Madrid? Allí empiezo a exprimir los 220 CV de este Polo tan exclusivo (solo 40 o 50 unidades llegarán a España de las 2.500 que se fabricarán en todo el mundo). Lo que más me impresiona es su aceleración. Es tan radical que en marchas cortas y con el pie a fondo resulta muy fácil que pierdas tracción en el eje delantero. Y eso que lleva incorporado el diferencial electrónico XDS, cuyo funcionamiento se nota bastante.

Lo bueno es que todas las reacciones del pequeño Volkwagen se hacen previsibles y resulta bastante fácil dominar su carácter. Dicho de otra forma: puedes buscar los límites con confianza porque es un coche que perdona los pequeños errores y siempre te saca una sonrisa. Más le vale, porque por lo que cuesta no esperaba menos…



Fuente escrita en: www.webitagoras.es Volkswagen Polo R WRC.
Fuente: http://www.autobild.es/
 

Most Reading

Twitter actualidad